Renovación Carismática Católica en el Espíritu
Header image

Reflexiones desde el cáncer. Oportunidad para crecer en la fe

Por en Libros publicado el 15 junio, 2017

Una de las consecuencias del cáncer es la soledad. Es una soledad íntima, interior, individual y personal aunque estés rodeado de gente que te quieran. Por mucho que te quieran nadie puede sacarte de tu propio  pozo. Los demás y, sobre todo, Jesucristo en su pasión y en su muerte, han dado sentido a mi existencia, la han fundamentado y justificado.

Me he sentido muy auxiliado por la fe y la gracia. El haber podido disfrutar de esta experiencia es la razón más cordial y válida para escribir este libro sobre el cáncer que estoy anunciando. El cáncer tiene tratamiento: no solo el tratamiento médico que todos conocemos sino el humano y espiritual que, a lo mejor, muchos no conocen. Como termina diciendo Cernuda en uno de sus poemas: Si no te conozco no he vivido

Chus Villarroel O.P.

VOZ dePAPEL

Calle de la Playa de Riazor,12

28042 Madrid

Telefono  91 5940922

www.vozdepapel.com

correo@libroslibres.com

ISBN 978-84-947152-0-4

p.p. 237

4 Respuesta

  • Jesús Florencio Barrio Lobo dijo:

    Dice :« Acepto una salvación gratuita y me encanta que no se deba a mis obras y méritos » (pág.200 ). Según ésto, a efectos de nuestra salvación da lo mismo que obremos bien o mal, que amemos a nuestro prójimo o que no.

  • Gregorio Pizá de Arana dijo:

    El capitulo 2, no tiene desperdicio, muchos no creen que estamos salvados gratuitamente por el Señor y si merecemos algo, tal como dice chus en el libro » es por medio de Jesucristo y de lo que Él hizo por mi».
    Por desgracia, tal como dice Chus en el capitulo 2 sobre la homilía del Papa Francisco, hoy en día hay muchos controladores de la salvación y doctores de la ley que «no dejan que el Espíritu Santo haga su obra» escondiendo la llave de la gratuidad, la fe y el amor de Dios.

  • Gregorio Pizá de Arana dijo:

    Todavía no había llegado a la página 200 de este maravilloso libro escrito por Chus, pero como me ha sorprendido el comentario de nuestro hermano en Cristo, Jesús Florencio, he ido directamente a la página en cuestión y efectivamente el autor, dice lo que comenta nuestro hermano Jesús, pero claro, si tenemos y debemos tener en cuenta lo que nos dice la Biblia, que es palabra de Dios, y que Chus plasma en un párrafo más abajo, San Pablo en Romanos 8,1 nos dice: “Ya no hay condenación posible para los que están en Cristo Jesús”, luego, si estoy con Cristo Jesús no tengo posibilidad de ser condenado, pero para estar con Cristo Jesús tengo que tener claro y asimilar dos dones importantes, Gracia y Gratuidad, sin ellas no podre creer nunca lo que nos dice San Pablo en Romanos 8,1, ni tampoco lo que podemos leer en la Biblia en Tito 3:5, “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el levantamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”
    Yo, interpreto el párrafo escrito por Chus, que el, deja derramar el amor de Dios en su corazón, dejando que el Espíritu Santo actúe en su interior derramándole la gracia de la gratuidad, la gratuidad para mí, o por lo menos así la entiendo yo, es el dialogo con tus hermanos no pensando que siempre tengo razón, perder un poco de tu vida privada para entregársela a los hermanos necesitados, asumir mi pobreza… en una palabra descubrir y seguir a Cristo, porque yo no me puedo santificar ni alcanzar el Reino de Dios por muchas obras que haga, por asistir a muchas misas, no puedo santificarme y alcanzar el Reino de Dios por mí mismo sino por la misericordia y la gracia de Dios y si asumimos esta verdad, es cuando entenderemos y conoceremos plenamente lo que es la gratuidad de Dios y que seremos salvados por Él, no por nuestras obras ni por nuestro buenismo.
    Gloria a Dios

  • Gregorio Pizá de Arana dijo:

    Sigo leyendo el último libro de Chus, voy por el capítulo siete “ÚNICA ES MI PALOMA”, pero hoy, quisiera volver hacia atrás, al capítulo uno “ALGO SE MUERE EN EL ALMA”. El motivo de regresar a este capítulo, ha sido por un secuencia vivida hoy en un lavadero de coches: estaba un señor mayor, que no podía arrancar el coche situado en un lugar que entorpecía a cualquiera que quisiera entrar en el lavadero, yo no le había prestado atención porque pensaba que estaba allí poniendo en orden algo del interior del coche, cuando yo volvía de pagar el servicio, he visto a una chica más o menos joven que estaba intentando mover el vehículo juntamente con el hombre en cuestión, hombre que posteriormente hablando con él me ha dicho que tenía 89 años, he colaborado con ellos y una vez retirado el coche del lugar donde podía molestar, he puesto a que se lavara mi coche.
    Mientras se lavaba mi coche, he recordado a la chica que estaba ayudando a este hombre mayor a solucionar su problema y me ha venido a la menta Mamen Macías, por este motivo, también quisiera comentar algunas cosas de Mamen, que con toda seguridad, Chus también las conoce, pero por no hacer el libro excesivamente largo no están incluidas en el libro.
    Mamen, tenía un espíritu inquieto, recuerdo que cuando estábamos en algún retiro y en medio de una enseñanza, la veía entrar y salir de la sala sin que yo pudiera comprender el motivo, pero luego me enteraba que lo hacía para ayudar a hermanos, llevando sillas a los que estaban de pie, o ayudando a hermanas mayores a salir para ir al baño.
    En Herencia, un jueves santo durante un retiro de Pascua, eran las 3 de la madrugada cuando salimos un momento de la adoración de la Cruz para fumarnos un cigarrito y ella para beberse una Coca-Cola, estábamos cuatro personas en el lugar donde estaba destinado para estos menesteres y en un momento determinado, escuchamos el sonido suave de una flauta que provenía de donde estaba Mamen, no dijimos nada y cuando acabo de sonar yo me acerque a Mamen y le pregunte donde tenía la flauta, ella me contesto que no tenía flauta que lo hacía con las manos y lo volvió hacer, me quede sorprendidísimo; uno de los que estaban allí con nosotros tenía un problema y debía ir a Burgos, recuerdo que Mamen le dijo, vamos, y se lo llevo, regresando nuevamente al retiro estando de nuevo por la mañana al pie del cañón.
    La primera vez que uno hablaba con Mamen, daba la sensación de una mujer con un pronto duro, pero cuando la trabas, te ibas dando cuenta que a pesar de su forma de hablar, era una persona totalmente entregada al Señor, con un don de darse a los demás, muchas veces, fuera de toda lógica para le mente humana, creo que ella veía al Señor en cada uno de sus hermanos, incluso a los que no congeniaban con ella.
    Yo creo, que Dios preparo a Mamen como salvaguarda de Chus con el “don de la bienaventuranza” y que después de pasar su cruz, con los sufrimientos de la enfermedad que padeció, de la misma forma y con la misma velocidad que ella conducía su coche, el Señor la hizo subir al Reino de Dios para gozar y disfrutar con Él la gloria de Dios Padre.
    Gloria a Dios



Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.