Renovación Carismática Católica en el Espíritu
Header image

El Reino de Dios

Por en Enseñanzas, Audio publicado el 14 octubre, 2020

2 Respuesta

  • DORI dijo:

    ¡Cuánta paz da tu voz ANA Mª! Es verdad que muchos queremos volver a reunirnos, Y los que hemos pasado la COVID-19 podríamos hacerlo, estamos inmunizados, y puede que seamos bastantes. Hubo grupos con muchos contagios a 1ºs de marzo por no tomar precauciones. Nos sentíamos protegidos: “¡Dónde está el Espíritu Santo no puede entrar el coronavirus!” Pero si puede. (¡Y en el agua bendita y en la Eucaristía!) Muchos evangélicos murieron, incluidos pastores, en Estados Unidos por empeñarse en ir a sus iglesias el Domingo de Resurrección.
    En la pág. 28 del PDF del “ALFA Y OMEGA” Nº 1.183, del 8 al 14 octubre de 2020, la experta viróloga católica Margarita del Val termina su entrevista diciendo: “No hay que cantar en Misa, ni desde el banco… Hay que restringir los aforos en Misa y las visitas a las parroquias al máximo.”
    Esa será la voluntad de Dios ¡Alabado sea por siempre!

  • M.A. Conde dijo:

    Muchas gracias por tu enseñanza Ana.
    Todos los días puedo ir a misa y recibir la eucaristía porque hay iglesias abiertas a pesar del cobit y sin embargo en Maranathano no hay un lugar en el que poder alabar al Señor cada miércoles, cómo estamos vocacionados en comunidad, guardando las medidas de seguridad por supuesto, que actualmente nos son impuestas principalmente por guardarnos la salud unos a otros, como se hace en los templos. La alabanza es, entre comillas y entre nosotros, un sacramento, la alabanza es necesaria, no para nosotros, no para nuestro pueblo sino como decías en la enseñanza para el reino de Dios para la humanidad entera y hoy más que nunca porque la alabanza ahuyenta el mal como dice la canción, huyen los demonios cuándo cae el fuego huyen los demonios porque no soportan la alabanza al Rey.
    El equipo de servidores de Maranatha sois los discernidores del pueblo y a nosotros nuestra tarea es orar por ese discernimiento pero sin olvidar que la responsabilidad es personal siempre de cada uno no vuestra.
    Un enorme abrazo en Cristo a todos queridos hermanos.



Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.