Renovación Carismática Católica en el Espíritu
Header image

El Espiritu Santo, nos lleva a Jesucristo y al Amor

Por en Enseñanzas, Audio publicado el 21 octubre, 2020

2 Respuesta

  • DORI dijo:

    Agustín, dices que el Espíritu Santo nos quita la culpabilidad y nos da compunción. Muchos en la Renovación entienden que ya con eso se puede retrasar, casi indefinidamente, la confesión. Yo no me quito la culpabilidad hasta que me confieso. Es lo que me enseñaron de niña, y sigo oyendo en Radio María, p. ej., en las explicaciones del Catecismo, y en las conferencias que grabé hace años, y vuelvo a escuchar a veces, de los profesores de teología, ya jubilados, P. José Mª IRABURU LARRETA y P. José Antº SAYÉS BERMEJO. Sacerdotes navarros cuya calidad se ve en que dicen disfrutar confesando y perdonando pecados en nombre de Cristo. La compunción («compunctio cordis» (dolor del corazón) y «animi cruciatus» (aflicción del espíritu)) es la 1ª parte de las tres de la CONTRICIÓN. Faltan “la detestación del pecado cometido y la resolución de no volver a pecar», nºs 1451 y 1490 del Catecismo vigente hoy (y así es desde el Concilio de Trento, decreto nº 1676). Sólo compunción es insuficiente (“Rebajas del cristianismo” dice el P. IRABURU en su blog REFORMA Y APOSTASÍA). Una completa Reconciliación con Dios y con la Iglesia debe tener, en condiciones normales, EXAMEN DE CONCIENCIA, DOLOR DE LOS PECADOS, PROPÓSITO DE ENMIENDA, DECIR LOS PECADOS AL CONFESOR Y CUMPLIR LA PENITENCIA. Rima que aprendimos de niños y que extracta lo que el Compendio del Catecismo enseña en los nºs 300 y 303 y el Catecismo Mayor resume en los nºs 1490 a 1493.
    “Confesar con frecuencia para recibir una abundancia de gracia y porque te da una alegría especial. Así disfrutamos de Dios porque disfrutamos de su perdón. […] Todo bautizado tiene, por el Catecismo, el derecho a pedirle a un sacerdote que le confiese siempre que lo necesite, y el sacerdote tiene la obligación de confesarle. […] El Catecismo es un milagro, el mayor don del Espíritu Santo a la Iglesia después del Vaticano II.”, del final de la conferencia “PECADO Y CONVERSIÓN” del P. José Antº. SAYES.

    El jesuita y apologeta, ya fallecido, P. Jorge LORING MIRÓ, en su libro “PARA SALVARTE”, escribe: “También es un acto de contrición perfecta recitar (digo yo que mirando un crucifijo o una estampa y sintiéndolo profundamente) este precioso soneto:
    No me mueve, mi Dios, para quererte
    el cielo que me tienes prometido;
    ni me mueve el infierno tan temido
    para dejar, por eso, de ofenderte.

    Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
    clavado en una cruz y escarnecido;
    muéveme el ver tu cuerpo tan herido;
    muéveme tus afrentas y tu muerte.

    Muéveme, en fin, tu amor y en tal manera,
    que aunque no hubiera cielo yo te amara,
    y aunque no hubiera infierno, te temiera.

    No me tienes que dar porque te quiera,
    porque aunque lo que espero no esperara,
    lo mismo que te quiero, te quisiera.”

    Se atribuyó a Sta. Teresa de Jesús, pero se ha descartado porque nunca supo manejar el verso endecasílabo. Podría ser de S. Juan de Ávila. Pero el primero que lo publicó impreso fue el doctor Antonio de Rojas, místico del siglo XVII, en “LIBRO TITULADO VIDA DEL ESPÍRITU”, aunque el manuscrito circulaba desde mucho antes (artículo de Bartolomé Mostaza en el Diario YA, 1 de febrero de 1980, pág. 8).

    ¡Gloria a Cristo, Redentor nuestro!

  • M.A. Conde dijo:

    Bendito sea Dios! El hombre que es alcanzado y encontrado por el Señor le es retirado el velo que le separaba de la visión de Dios, esto es, Jesucristo retira la culpabilidad que nos tenía día y noche presos bajo el yugo del diablo diciendonos: tú no eres hijo de Dios tú eres malo tú no llegarás nunca a nada tú irás al infierno. Cuando el hombre se encuentra con el Amor de Dios deja de ser engañado por la mentira acusadora del maligno y lo único que desea es «estar en Verdad», arder en el amor, en corazón de Jesucristo junto con todos los hombres.
    Millones de besos hermanos!



Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.